Emprendedora de alto impacto

Giselle Mendoza, ex becaria de la Olimpiada en el Conocimiento Infantil, hoy es una emprendedora social y ambiental que representó al país en el Premio Global del Estudiante Emprendedor (GSEA, por sus siglas en inglés) y obtuvo el séptimo lugar entre 54 jóvenes a nivel mundial, con su empresa que realiza bioplásticos a partir de residuos de naranja.

Mendoza fundó Grupo de Empresas Ecológicas (GECO), una organización sustentable que trabaja en el desarrollo de un material ecológico que sustituye a los contaminantes plásticos derivados del petróleo, mismos que tardan entre 400 y mil años en degradarse y no se incorporan a la tierra nuevamente.

“El bioplástico es elaborado a partir de la celulosa de la cáscara de naranja con propiedades similares a las del PET que reduce en un 30% los costos actuales de producción de plásticos y se puede biodegradar al 100% en agua y CO2”, comentó.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) informó que México se consolidó como el quinto productor mundial de naranja, con un volumen promedio de 4.2 millones de toneladas, las cuales se comercializaron tanto en el mercado interno como en destinos internacionales.

Con esta empresa, Mendoza representó a México en la convocatoria realizada por GSEA, dirigida internacionalmente a todos los estudiantes y emprendedores que tienen una empresa. La sede fue Toronto, Canadá. “Es el programa de emprendimiento de mayor nivel que he experimentado; tiene un ambiente empresarial, juvenil, sano y competitivo. También tuvimos la guía de una red de empresarios y mentores profesionales de todo el mundo que nos acompañaron en cada momento”, destacó la emprendedora.

La joven empresaria comentó lo orgullosa que se siente de haber superado con su startup en esta competencia a un país como Corea y el lugar que obtuvo a nivel mundial. “Quedar dentro de los siete finalistas es un honor, con países como Estados Unidos, Rusia, Canadá, Puerto Rico y Egipto, que quedaron en las finales de esta edición. Es decir, estamos a la altura de estas potencias. También inversionistas y empresarios de Egipto y Rumania, entre otros, se interesaron por la propuesta que presenté y vieron potencial para llevar a GECO a sus países”, añade.

Mendoza explicó: “Mi meta a corto plazo es terminar la etapa de investigación y desarrollo del proyecto; a un mediano plazo realizar un escalamiento industrial de una planta piloto en la cual se harían producciones altas a largo plazo y tenemos la propuesta de considerar expandirlo a otros países”. La emprendedora invitó a los jóvenes a arriesgarse para ser agentes de cambio y líderes que tomen decisiones: “Los finalistas con los que compartí este certamen tienen resiliencia, ya que se atreven a emprender, tienen alta capacidad de soportar la incertidumbre, el riesgo y el fracaso”.

Mendoza es estudiante de Economía en el Tec de Monterrey y emprendedora de Alto Impacto Social y Ambiental. Ha destacado en la parte intelectual, social y humana. Fue seleccionada en el Festival Internacional de Mentes Brillantes. Fundó una organización estatal de formación política y juvenil. Creó una empresa ecológica con ideas sencillas que desarrollaba en clase. Fue seleccionada como mujer líder mexicana en el “Young Women’s Leadership Summit”. Dio clases de emprendimiento a jóvenes en una institución educativa a nivel medio superior y realizó colectas impactando a más de 300 indígenas en las comunidades de Durango, estado del que es originaría.

Para la Fundación BBVA Bancomer, la educación es parte fundamental del desarrollo de un país y Mendoza es una inspiración y ejemplo para que otros jóvenes apoyados por la institución sean agentes de cambio en el país. En conjunto con la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha otorgado becas a través del concurso Olimpiada del Conocimiento Infantil y desde 2002 opera en el estado de Durango, beneficiando a 341 estudiantes, con una inversión de $ 9.6 millones de pesos.